Johnny cogió su fusil

johnny-horz

Hay libros que llegan al mundo como un misil teledirigido. Clásicos sólo por méritos propios, que al leerlos piensas “claro, lógico”, y a la vez te preguntas cómo demonios se abrieron paso.
Lo cierto es que ‘Johnny cogió su fusil’ enseguida cuajó como artefacto antibelicista; tanto que el libro estuvo distribuyéndose y retirándose del mercado según si acababa una guerra o comenzaba otra.
Este es otro libro (la edición de El Aleph) con prefacio interesante. Prefacios, de hecho, uno escrito en 1959, y otro coincidente con la guerra de Vietnam. El libro se publicó mucho antes, en 1939, tiempos un pelín convulsos.

DSCN4022

Trumbo deja al personaje principal sin brazos, piernas, boca, nariz y ojos. Y también sordo.
El protagonista es un trozo de carne en una cama de hospital. Un solado de veinte años que aún no había comenzado a vivir. No solo es un inválido, claro, sino que además no tiene idea del tiempo ni de nada de lo que le rodea más allá de vibraciones y golpes. Es un vivo muerto, o un muerto vivo. Alguien que está incomunicado, pero no como un preso en una celda, sino preso en su propio cuerpo, en su propia cabeza.
Lo fácil con un material así hubiese sido lanzarse a los brazos de la tragedia, del drama, y también hubiese sido tremendamente absurdo.
No es el caso.

Trumbo se basó en la historia de un oficial británico que quedó totalmente desfigurado en la Primera Guerra Mundial.
Todo lo que rodea a este libro es tan interesante como el propio libro, así que no dudéis en investigar.

ss-100429-vietnam-18_ss_full

Yo no tengo ni idea de moda. Pero como cualquiera, sé que hay gente, personas, que son capaces de echarse encima cualquier trapito, y hacer que luzca. Personas que, por un motivo u otro, tienen estilo.
La decisión de estilo más importante que toma Trumbo a la hora de narrar esta historia, es no incluir una sola coma. No hay comas. Te pasas tres páginas buscando inconscientemente comas con los ojos, o incluyéndolas con la mente para completar las frases. En determinado momento te das cuenta de que no es que estés ante una traducción chapucera, porque en realidad no lo es, y porque entiendes todo lo que lees, aun sin comas. Podrías incluirlas si quisieras (si fueses un talibán de la gramática), pero el texto está narrado de tal forma, que no hace falta.
Te das un paseo por Google y enseguida ves que no, que el libro nunca tuvo comas.
Trumbo decidió, para contar la historia de un amputado ciego e incomunicado en general, amputarle también las comas a su texto.
Como siempre, al final lo importante es el resultado.
Cualquiera diría que quitándole las comas a un texto, el libro ganará en angustia, se volverá incluso mucho más frío y seco que si su narrativa fuese al uso.
En realidad, creo que, al amputar la comas, Trumbo más bien busca transmitir una idea de Flujo de Pensamiento. Porque pensamiento es lo único que tiene el protagonista. Tanto es así, que aunque el libro no esté narrado en primera persona, da esa sensación, porque siempre estás ahí, metido en la cabeza del soldado, sabiendo del mundo exterior sólo por sus cavilaciones, y obviamente conociendo fases de su vida a través de flashbacks. Flashbacks que son básicamente historias de infancia y adolescencia, que es lo único que ha tenido el protagonista, antes de que fuera reclutado.

A veces comparto fotos, fragmentos del libro en cuestión, pero si me pusiera con este, el post se eternizaría, y acabaría incurriendo en spoiler; no tanto por desvelar nada (la gracia del libro no está ahí), como por acumulación.

Es importante recalcar que el texto logra transmitir gravedad y cabreo, pero no amargura. Por decirlo así. No es una obra que te vaya a la yugular, no va a intentar hacerte saltar las lágrimas de puro horror o pena. Sólo hacerte pensar; y en algunos momentos emocionarte.
Toda la pereza que pueda darles a muchos lectores ante una sinopsis semejante, sería nada más que prejuicio, ya que si el libro tiene un prospósito claro, más allá de la denuncia, es el de evitar el sensacionalismo, los derrumbes llorosos, y la acumulación de finales tristes.

‘Johnny cogió su fusil’ elige el tema de la muerte –en sus distintas formas– para hablar sobre la vida, sobre vivir y no hacer caso a los señores (ese tipo de señores que siempre están ahí), que te dicen que tiene sentido ser patriota, que tiene sentido luchar por una bandera o un país entero, o que hasta tiene sentido morir por algo. Este libro habla de que en la vida no se plantean situaciones en las que dar la vida (o partes de tu cuerpo) tenga sentido; eso siempre está relacionado con intereses políticos, con intereses de terceros. Los jóvenes llevan muriendo o quedando lisiados en guerras desde que nos arrastramos fuera del agua. Mueren millones de jóvenes para que los cuatro señores de turno, y luego sus hijos, y los hijos de los hijos, puedan hacer sus negocios. Y nada más que para eso.
Este libro no pretende moralizar, sino describir una obviedad que no tanta gente entiende, la obviedad sobre lo tontos que somos respecto a ciertos asuntos, sobre la estúpida forma de pensar que tenemos, queriendo abarcar bastos territorios con nuestra dignidad de segunda mano, y pensando que podemos luchar por mantener democracias o derrocar imperios malvados, cuando lo único que podemos hacer y controlar es nuestra VIDA, la cual no podemos dejar que nos las arrebaten tramposos, patriotas de pacotilla, políticos e hijos de puta.

mugshot1
Dalton Trumbo fue perseguido por comunista (¿os extraña?)
Anuncios

Un comentario en “Johnny cogió su fusil

  1. Parece interesante el contexto en el que emergen los pensamientos del protagonista, su situación no es demasiado alentadora. La ausencia de comas en la obra me ha llamado mucho la atención, no me hago a la idea, aunque como idea es genial si se trata de plasmar todo lo que sale de la mente de una persona sin brazos, piernas, nariz, ojos y sin el sentido del oído. Curioso libro.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s